Así podrás desconectar sea cual sea tu plan de vacaciones

Puedes poner en práctica estos consejos de desconexión que ayudarán también a que la vuelta no sea estresante.

Te vas de vacaciones. Este año parece que tienes más ganas que nunca y tus expectativas son altas. Ante la situación actual hemos encontrado planes más tranquilos y que permiten la distancia social, que favorecen incluso a una mejor desconexión. Quedándote en casa o cerca de ella puedes pasarlo bien y encontrar alternativas a los grandes viajes. De hecho, este verano se ha visto como la gente ha aprovechado para conocer más su propio país o comunidad. Pero sea cual sea el plan, no lo disfrutarás de la misma manera si no consigues relajarte y desconectar.

Consejos para desconectar y vivir el momento

  1. Irse de vacaciones con cuestiones de trabajo en la cabeza no es buena idea, ya que te impide disfrutar en plenitud de los planes que tengas e incluso estar centrada en situaciones y conversaciones con otras personas. Por ello, es básico que resuelvas todo el trabajo pendiente antes de que te vayas o empiece tu tiempo libre. Puede que los días antes de las vacaciones estés más estresada de lo habitual para dejarlo todo resuelto, pero sabes que luego merecerá la pena.

 

  1. ¡Qué bien te sentará el detox digital! Estamos en general demasiado conectadas y hemos llegado a establecer una dependencia de la tecnología, ya sea por trabajo o por nuestros hábitos sociales. Dejar el móvil a un lado algunos días u horas del día, será beneficioso para sentirnos más relajadas. No hace falta decir que si tienes el correo del trabajo en el móvil personal lo deshabilites o estarás recibiendo mensajes que te pueden generar estrés.
  1. No planifiques tanto e improvisa más. Un poco de previsión de lo que harás en tus vacaciones es normal y bueno si tienes previsto ver a gente o visitar diferentes lugares, pero las vacaciones no son para agendar los días sino para permitirnos fluir. La improvisación es una buena idea para hacer lo que te apetece cuando te apetece sin seguir el guión establecido.

 

  1. Cuídate mucho por dentro y por fuera. Por ejemplo, aprovecha para comer rico y bien, con calma y sin prisas, practica deporte o muévete de alguna manera, idealmente al aire libre. Estos días de relax son ideales también para rituales de belleza relajantes.

Dedica 15 minutos a ponerte una mascarilla

Mascarilla para rostro, mascarilla de pies, de manos El momento de cuidar tu piel puede resultar realmente relajante y si lo haces relajada el tratamiento te sentará mucho mejor. El efecto será mayor.

Vuelve sin estrés

Algunas personas experimentan una sensación de estrés los días previos a su vuelta de las vacaciones porque su cabeza ya está puesta en el trabajo y las responsabilidades que había dejado aparcadas. Si este es tu caso, puede que te venga bien dejar uno o un par de días entre que terminas las vacaciones y vuelves al trabajo.

Y cuando vuelvas sigue disfrutando del final del día y el fin de semana porque, aunque no estés de vacaciones puedes buscar momentos de desconexión que te sentarán de maravilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *